lunes, 14 de octubre de 2013

Mudéjares y moriscos

Las propias particularidades de la Península Ibérica en la Edad Media crearon situaciones únicas y excepcionales. Cuando los musulmanes ocuparon la Península, ya dijimos que lo hicieron a partir de pactos o capitulaciones. En esos documentos, normalmente se permitía que los cristianos conservasen, entre otras cosas, su religión a cambio de un tributo, con lo que pasaron a llamarse "mozárabes" (algo así como "medio árabes"). Conforme el proceso de conquista cristiana iba avanzado a lo largo de los siglos IX-XIII, los cristianos también permitieron en un principio que los musulmanes permanecieran en las ciudades conquistadas, aunque en barrios extramuros llamados morerías (como curiosidad, en Zaragoza, la calle Azoque hace referencia al eje de la morería que era el Zoco o mercado). Así, los musulmanes que permanecieron en territorio cristiano se llamaron mudéjares (algo así como "domesticado").

       


Los mudéjares fueron esenciales en la economía medieval. Dedicados normalmente a actividades como la artesanía y el comercio, aunque también fueron mano de obra en el campo, dejaron su importantísimo legado en el arte (eran contratados por los cristianos para hacer iglesias y decorarlas), creando un estilo propio que es el arte mudéjar, único en el mundo, y que está declarado como Patrimonio de la Humanidad. Para preparar el concepto, echa un vistazo a los términos (hay tres y de los tres puedes extraer información) que propone el IES Tiempos Modernos. Yo os recomiendo que defináis quiénes eran, a qué se dedicaban, cuál es su importancia histórica y, por supuesto, haced referencia a su forma de expresión artística. Además, es importante que os centréis en Aragón, pues es aquí donde desarrollaron buena parte de su actividad y con características particulares y diferenciadas. Para saber más sobre el mudéjar aragonés pincha aquí.


                       

Respecto a los moriscos, has de saber que son los mismos que los mudéjares. Su condición cambia cuando los Reyes Católicos, tras la conquista de Granada y tras haber firmado la expulsión de los judíos en 1492, deciden obligar a todos los musulmanes que viven en la Península a convertirse al cristianismo en 1502 (no a todos, pues hubo decretos posteriores en función de los diferentes territorios que componían la Corona Hispánica). Independientemente de su mayor o menor sinceridad en la conversión, pasaron a ser siempre sospechosos y vigilados por la Inquisición. Así, llegaron incluso a rebelarse contra Felipe II en las Alpujarras, lo que les costó la dispersión, hasta que finalmente Felipe III decretó su expulsión definitiva, lo que supuso una ruina para buena parte del campo en las zonas del Levante y Aragón.

El término morisco procede de la latinizada palabra maurus, que significaba oscuro o moreno y que se refería a los habitantes de la provincia romana de Mauritania ("tierra de morenos"). El castellano convirtió la palabra maurus en moro, y pasó a ser la denominación de todos los procedentes del Norte de África y, finalmente, de todos los musulmanes. De forma despectiva, de moro pasaron a ser denominados moriscos. Después, y de forma muy despectiva, se les llamó marranos como a los judíos conversos, quizá en alusión a la prohibición de comer carne en esas dos culturas.

Para preparar el concepto acude también al mismo enlace del IES Tiempos Modernos que has visitado para los mudéjares. Di quiénes son, cuál es su importancia histórica, a qué se dedicaban, qué revueltas protagonizaron y qué supuso su expulsión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario